Historia máquinas tragamonedas

Imagen de Liberty Bell

En esta guía de tragamonedas, vamos a conocer los orígenes de uno de los juegos de casinos más populares del mundo.

Las slots, tragamonedas o tragaperras, llevan con nosotros más de un siglo, y el cariño que sentimos por ellas no ha hecho más que aumentar. Pero, ¿de dónde vienen y cómo han llegado a inundar nuestros bares y recreativos, nuestros casinos y nuestras plataformas de juego online?

Acá podrás disfrutar de la fascinante historia máquinas tragamonedas desde sus inicios hasta la actualidad. ¿Nos acompañas en este viaje por el tiempo?

Orígenes máquinas tragamonedas, ¿de dónde vienen?

La primera máquina de juego que se conoce contenía 5 carretes con 50 cartas de póker. Dicha máquina fue desarrollada por Sitman y Pitt en 1887, en Nueva York, y se considera la precursora de la máquina tragamonedas.

Los jugadores debían meter una moneda de cinco centavos y tirar de la palanca, la cual hacía girar los carretes. Estos carretes contenían cartas de póker, así que el objetivo era conseguir una buena mano. En cuanto a premios… Estos podían ser desde una cerveza, hasta cigarros u otras bebidas, dependiendo de lo que vendiera el local de turno.

En esa época, el póker era el juego de azar más popular. Por eso, la nueva máquina se convirtió en un pasatiempo muy popular en la costa este de Estados Unidos, y muchos bares contaban con una o varias de estas máquinas.

Charley Fey creó la primera tragamonedas de la historia

La máquina de póker marcó el inicio de la historia máquinas tragamonedas. En 1887, Charles Fey, un mecánico de San Francisco, inventó el mecanismo del que surgieron todas las tragamonedas siguientes.

La primera máquina tragamonedas de la historia se llamó ‘Liberty Bell’, y presentaba 3 carretes giratorios con 5 símbolos: diamantes, corazones, picas, herraduras de caballos y la campana de la libertad. En este caso, Fey fue capaz de diseñar un mecanismo de pago automático. Si conseguías tres campanas en línea, te llevabas el premio mayor: diez monedas de cinco centavos.

Liberty Bell se hizo popular muy rápidamente. De hecho, fue copiada por muchos otros fabricantes que quisieron beneficiarse de este tremendo éxito. A principios del siglo XX, estas máquinas eran omnipresentes en los bares y salones de juego de los Estados Unidos. ¡Y hoy en día el legado continúa!

El siglo XX trajo las tragamonedas de frutas

Los locales de ocio y los premios en efectivo que entregaban estas máquinas empezaron a dar problemas. En 1902, el exitoso negocio de Charles Fey se encontró con la prohibición de todo tipo de juegos de azar con el fin de combatir la adicción de los jugadores.

Esta decisión repercutió de forma negativa en la industria, pero pronto se encontró una solución. Los símbolos utilizados fueron sustituidos por imágenes de frutas, y las ganancias pasaron a ser chicles, golosinas y similares.

Además, en 1908, el fabricante Herbert Hills de la compañía ‘Bell Fruit Gum Company’, introdujo el icono de ‘BAR’, el cual hoy aún se puede ver en las slots más clásicas.

La primera tragamonedas electrónica

Durante muchos años, nada cambió en la historia máquinas tragamonedas. Estas funcionaban de forma mecánica y era necesario tirar de la palanca para girar los carretes, así que los jugadores pensaban que tenían cierto control en el resultado.

No obstante, en la década de 1960 hubo cambios en la industria. La compañía ‘Bally Manufacturing anunció la llegada de la primera máquina electromecánica, y en 1964 apareció en el mercado el mítico modelo ‘Money Honey’. Si bien los jugadores aún tenían que tirar de la palanca para activar los carretes, el movimiento de estos era completamente eléctrico.

La siguiente gran innovación llegó más tarde, en 1976. Este fue el año en que apareció ‘Fortune Coin’, la primera tragamonedas de vídeo de la historia. Su funcionamiento era 100 % eléctrico, y los giros y resultados se mostraban en un televisor de 19 pulgadas.

La máquina fue presentada en California y, posteriormente, en Las Vegas, aunque la mecánica del juego trajo un cierto escepticismo. No obstante, tras llevar a cabo profundas inspecciones, se descartó la existencia de trucos o posibles fraudes, y la Comisión de Juegos y Apuestas de Nevada permitió su uso.

Las tragamonedas en la actualidad

Los orígenes máquinas tragamonedas estuvieron marcados por el éxito, pero a día de hoy podemos afirmar que la popularidad de este juego se ha mantenido intacta con el paso del tiempo.

Desde finales del siglo XX, las máquinas tragamonedas son parte de la cultura de la gran mayoría de países, y la llegada de los casinos online en los años 90 no ha hecho más que aumentar la gran popularidad de las mismas.

La industria del juego en Chile y en el mundo está en auge. Las restricciones son mucho menores en todas partes, y la libertad a la hora de diseñar todo tipo de temáticas no ha dejado de evolucionar. De hecho, si antes sólo había una única forma de ganar, ahora las posibilidades se multiplican.

Pero no sólo existe mucha mayor variedad. Antes, para jugar, tenías que ir a los casinos, a los bares o a los salones recreativos. Hoy, puedes hacer jugar desde el sofá o mientras viajas, usando tu ordenador o tu tablet. ¡Y eso es algo que jamás hubieran podido imaginar sus creadores hace más de un siglo!

¿Te gustan las máquinas tragamonedas? Entonces, ¡lee todos nuestros artículos!

Menu